Spanish English French German Italian Japanese

Secretaría de Salud del Atlántico analiza más de 200 muestras de sangre ante casos de intoxicación por mercurio

 
Ante la identificación de más de 60 personas  que presentan síntomas asociados a intoxicación por mercurio en Puerto Colombia, la Secretaría de Salud del Atlántico realizó acciones de ‘barrido’ en la  institución educativa María Mancilla Sánchez y en las viviendas de los afectados.
 
El secretario de Salud del Atlántico, Armando De la Hoz Berdugo, estuvo al frente de la jornada  de intervención e informó que se realizarán toma de muestras de sangre y orina a la población educativa y estudiantil del colegio y se harán investigaciones de campo el tiempo que sea necesario hasta tener identificados a todos los afectados y podamos dar un parte de tranquilidad”.
 
“Hemos movilizado un equipo interdisciplinario conformado por médicos, bacteriólogos y trabajadoras sociales con el objeto de tener un mapa claro de la situación y poder abarcar la mayor cantidad de personas en el lugar en que se dieron los hechos de la contaminación por el mercurio. Al finalizar la jornada de hoy alcanzamos a tomar 200 muestras”.
 
El acompañamiento también está orientado en monitorear los estados de afiliación de los pacientes a sus EPS y verificar que sean atendidos y les suministren los medicamentos correspondientes.
 
De la Hoz Berdugo aseguró que, a la fecha, no existen pacientes que revistan algún tipo de gravedad y son atendidos por profesionales de la salud especialistas en toxicología.
 
El funcionario consideró que los daños han podido ser mayores ya que la manipulación del mercurio por parte de los niños duró varios días. El secretario explicó que “en un principio el niño que lo llevó transportó solo un poco, pero después lo envasó en un recipiente de gaseosa y junto a sus compañeros lo volcaron sobre sus cabezas y cuerpo cuando permanecían en el salón de clase”.
 
Hizo un llamado a padres y adultos cuidadores  a que no pierdan de vista  a los niños y los jóvenes y que se abstengan de manipular y almacenar en las viviendas elementos químicos y sustancias que representen algún tipo de riesgo para la salud.
 
Lorenza González, abuela de  uno de los niños afectado narró los hechos que terminaron con esta intoxicación. “Después que estuvo jugando con los otros niños, en la noche él presentó vómito y fiebre. Ellos al principio jugaron con poco material y después el que lo llevó se presentó con un botella más grande que fue la que la profesora les quitó. En la noche estuvo con malestares fuertes, lo llevamos a la clínica y le hicieron exámenes y nos dijeron lo que era”.
 
Doña Lorenza da a gracias a Dios porque su nieto se encuentra bien, tomándose los medicamentos y asistiendo a los controles médicos que le ordenaron, sin dejar de lado que pudo ser peor dadas las circunstancias en que se dieron las cosas.

ASESORÍA DE COMUNICACIONES
GOBERNACIÓN DEL ATLÁNTICO